Nos visitan desde

 

En el Museo Udaondo en Lujan, provincia de Buenos Aires, se conserva un imagen que ha despertado tanto admiración como polémica entre los investigadores. Se trata de una pintura al oleo sobre tela de pequeñas dimensiones, 20 cm de ancho por 24 de alto. Es un retrato de la “virgen María”, que para el académico Darko Sustersic constituye la “primera pintura de la Historia del Arte rioplatense”[1].

 

 La obra de arte de inicios del S. XVII en la que intervino un autor guaraní es de incalculable valor artístico, se ha llevado a cabo estudios sobre el lienzo y sus componentes, además de restauraciones,  en las que se descubrieron dos datos significativos.

En primer lugar la fecha de la obra, 1618, era cuestionada, se decía que la correcta lectura debía ser 1718, se afirmaba que la grafía con la que estaba consignada era propia del siglo XIX, pero en un proceso de restauración se retiró la madera de la parte posterior del cuadro descubriéndose entonces que la obra “lleva en su dorso la firma y la fecha de su autor: J. M. Habiyú, fecit, Itapúa, 1618”[2], escrito en una caligrafía más antigua que podría considerarse propia del siglo XVII.

En segundo lugar, se conoció, por medio de un estudio mediante fotografía infrarroja que subyacente a la pintura visible existe un esbozo a lápiz que habría servido de guía al pintor, que como ya dijimos, firmara como “M. Habiyú”.  Darko Sustersic sostiene que este “bosquejo original preparatorio de la pintura y proveniente, sin duda alguna, de mano europea. De acuerdo a la fecha y el lugar su autor solo pudo ser el Hno. flamenco Luis Berger”[3].

Entonces, si todos los datos son correctos, la pintura pertenecería al periodo inicial de las fundaciones, a solo 3 años de la fundación de la reducción de Itapúa donde se la firmó, y sería obra en colaboración de un religioso de la Compañía de Jesús y un nativo guaraní itapuense de nombre Habiyú.

Itapúa en 1618 estaba en la margen izquierda, costa sur, del río Paraná en el territorio que hoy ocupa la ciudad de Posadas, por lo que no es incorrecto inferir que las artes Plásticas Rioplatenses tienen su primer expresión o su origen en estas tierras, fruto de manos de guaraníes bajo guía y estímulo Jesuítico.


 

[1] Sustersic Darko “La historia de Arte como un espacio de reflexión sobre el Hombre” II Congreso Internacional Artes en Cruce: bicentenarios latinoamericanos y globalización, octubre de 2010.
[2] Sustersic Darko Ídem
[3] Sustersic Darko Ídem